Singladura

  • Sindicato de Infraestructura
  • Por Roberto Cienfuegos J.

 

Clase Turista

El denominado Sindicato Nacional de Infraestructura (SNI), que comanda el doctor Nicolás Plascencia Albiter, está empujando la concreción cuanto antes de los proyectos de obra pública en el país, asociados al gobierno de la Cuarta Transformación (4T), aún estancados en el ya largo periodo de transición gubernamental.

Plascencia Albiter, quien reivindica un nuevo sindicalismo en México, dijo hace unos días en Morelos que el periodo de transición “nos ha retrasado la economía”, pero garantizó que se trabajará de la mano de los gobiernos, los empresarios y los trabajadores del país para que se concreten los grandes proyectos de infraestructura y en particular los que propugna el gobierno de la 4T.

“Tenemos gente profesional en áreas de construcción y gerencia. También en las nuevas leyes laborales porque tenemos que estar actualizados”, apuntó Plascencia Albiter en un discurso pronunciado en un auditorio de Cuernavaca, donde participaron cientos de dirigentes de más de 170 secciones sindicales del SNI de todo el país.

Consideró que “México tiene que seguir adelante” en sus proyectos de infraestructura para garantizar el éxito, “el éxito social y el éxito económico de México”.

Expuso que el nuevo sindicalismo “tiene que sumar” esfuerzos del gobierno, los empresarios y la clase trabajadora a fin de garantizar seguridad, educación, alimentos y un empleo que provea en general el bienestar de las familias del país. “No nos podemos quedar atrás”, dijo Plascencia Albiter, quien advirtió que en esta nueva etapa nacional “no tendrán cabida los sindicatos blancos”.

Aseguró que incluso los tratados comerciales internacionales de los que México forma parte “prevén nuevas condiciones laborales” para los trabajadores mexicanos. “Hay que actualizarnos. No nos podemos quedar atrás”, insistió.

Ratificó en este sentido la urgencia de acelerar los proyectos de obra pública del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre ellos el tren maya y el corredor transístmico.

“México es un gran país y va a ser mejor con la participación de todos”, apuntó Plascencia Albiter.

El SNI, que reivindica una membresía nacional, tuvo su origen en respuesta de una necesidad de las empresas constructoras y de los Gobiernos municipales, Estatales y Federales, Encargados de la construcción de obras de infraestructura, que requieren de una organización de trabajadores y transportistas que les garantice paz laboral, un servicio adecuado de transporte y de trabajadores calificados, teniendo como resultado el éxito en los proyectos desde su inicio hasta su conclusión.

Quizá el SNI, parte de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), que dirige el morenista Pedro Haces Barba, esté llamado a jugar un papel clave en el impulso a los proyectos de infraestuctura del país, que urgen.

 

Es de esperar que junto con el SNI de Plascencia Albiter, la reducción de las tasas de interés recién anunciada por el Banco de México y los 485,000 millones de pesos (mdp), anunciados por el titular de Hacienda, Arturo Herrera, se concrete “el empujoncito” que demanda la economía del país.

Al hacer el anuncio a fines de julio último, Herrera dijo que los tres ejes del plan son: inversión en infraestructura, adelantar licitaciones para 2020 y financiamiento a Pymes, créditos hipotecarios a través de la banca de desarrollo. Ojalá. El tiempo apremia y la economía bordea la recesión. Es un asunto clave.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@RobertoCienfue1